500. Por qué no deberías sonreír en la foto de tu currículum

with one comment

Nunca he entendido la norma de poner una fotografía en el currículum. Además de para prejuzgar a una persona que no conoces, ¿tiene otra función?.

Situada en la parte más importante de tu historial, arriba, al principio, justo por encima incluso de tu nombre, no olvidemos que por lo que una empresa supuestamente te va a contratar no es por lo guapo que eres, o el buen feeling que les transmites, sino por tus estudios, conocimientos o experiencia laboral en el cargo que tienen vacante. Todo eso que está por debajo de tu cara en esa ficha, vaya.

Así pues, y teniendo en cuenta que hablamos normalmente de una foto de retrato en la que no se suele ver mucho de tu físico ni de tu estilo o buen gusto para vestir, la fotografía del currículum me sigue pareciendo innecesaria.

¿Tanto importa, quizá, el color de piel del trabajador? ¿La cantidad de pelo que tiene o cómo se lo peina? ¿Si es macho o hembra? (ya que con algunos nombres puede ser más difícil adivinarlo…) ¿o el acné que gasta?

Y sí, habrá quien me diga que la imagen es importante, que nadie quiere le atienda un andrajoso o tener un compañero maloliente, incluso que hay gente que no quiere encontrarse a un negro detrás del mostrador (a mi me lo dijeron –pero sí, por suerte no es lo normal–). Vale, puede que algunas de estas cosas sean ciertas, pero yo tampoco he conocido al jefe o persona de recursos humanos que vistiera de Galliano o le pararan por la calle para hacerse fotos con él… Es más, algunos no eran buenos ni como jefes, función por la cual supuestamente les habían elegido.

A lo que me refiero con esto es que, haciendo un repaso por las fotos de currículum o perfiles profesionales de LinkedIn (la red social más laboral aunque hayan individuos que se emperren en hacer de ella un reflejo de su blog de mierda), te puedes encontrar con gente que viste camisa y corbata con la que has trabajado más de tres años y nunca jamás les has visto vestir así de elegantes. ¿Para qué se han hecho la foto con ese disfraz? Quiero decir, si de vez en cuando te pones traje, vale, lo entiendo, si se lo pediste a tu primo para hacerte la foto (como yo para ir a aquella boda), ¿para qué te haces la foto con una ropa que tu no usas nunca? Vamos, que para el caso es igual de elegante un traje de torero o uno de bailarina…
Si sigues buscando un poco más, y sin mucho esfuerzo, te encontrarás a los que tienen una foto de perfil perfectamente afeitados y peinados cual niño el día de su comunión. Como el treintañero guarro al que le ha dejado su mujer y se acicala en busca de su segunda juventud preguntándose si ya es muy viejo para ir a las discotecas que iba cuando tenía quince años menos. Vuelta a lo mismo, meses y meses trabajando con ellos y no sólo no los has visto afeitados o peinados, incluso dudas de que se hayan lavado los dientes algún día que no fuera la noche antes de ir al dentista.
Más, mis favoritos: los que sonríen como si estuvieran la suerte de tener a Bill Murray como hermano siamés. Esos personajes con la sonrisa sostenida de oreja a oreja (algunos con conocimientos de Photoshop hasta se han blanqueado los dientes) que ves y piensas “hostia, qué tío más majo” después lees la cantidad de experiencia y conocimientos que tienen y no te cabe duda de que trabajar con alguien así al lado, debe ser divertido a la par que te debes hartar de aprender y compartir sabiduría. Pues no, años sentados juntos, en la misma sala, en la misma mesa, el mismo grupo… casi en la misma silla, y te das cuenta de que “Don Sonrisa” moja las magdalenas del desayuno en vinagre. Que el tío no se rie ni aunque le hagas cosquillas. Ni el día de cobro. Ni aunque le hagas cosquillas el día de cobro… que no, oye, que no. A algunos incluso les joden, los que no están amargados como ellos.

Por eso, aunque me gustaría, no os puedo invitar a que dejéis de poner fotos presidiendo vuestro currículum vitae, además, el mío también tiene una desfasada y de cuando era joven e ingenuo cual portada de disco de Michael Jackson o Raphael, pero por favor, no os vistáis con el traje de la boda. No. No os afeitéis, si tenéis una barba un poco descuidada no quiere decir que trabajéis menos, en serio.

Y lo más importante: no sonriáis. No sonriáis en la foto del currículum. Sonreíd en el trabajo.

gorilla

Written by fvalenciano

April 14th, 2014 at 5:49 pm

Posted in I'm Workin'

One Response to '500. Por qué no deberías sonreír en la foto de tu currículum'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to '500. Por qué no deberías sonreír en la foto de tu currículum'.

  1. Sonreír SIEMPRE!!! (hasta en la primera ecografía)

    hasta en la foto del CV para que cuando el primer día llegues vuelvan a ver tu sonrisa, pero sobre todo para que el día que te vayas sigan oyendo tu descojone :)

    lorco

    24 Apr 14 at 19:24

Leave a Reply