Archive for the ‘ELOVEE’ Category

483. Amigos como éstos…

with 2 comments

Catorce años hace que mi mejor amiga llegó a casa. Con el mundo aún por descubrir. Le dimos su primer biberón. La enseñamos a correr derecha. A subir escalones. Nos mordimos, enfadamos y reconciliamos infinitas veces. Nos revolcamos entre juegos por el suelo. Compartimos cama, sofá, comida, abuela…

Conocí a mi mejor amiga cuando aún no había abierto los ojos y ayer los cerró para siempre. Espérame en el cielo de los perros.

Written by fvalenciano

May 19th, 2012 at 5:18 am

Posted in ELOVEE

482. ¡Jódete Fran, jódete!

without comments

Mañana por la mañana, cuando te estés lavando la cara unos minutos antes de salir corriendo a coger el tren que te lleva al trabajo, quiero que te mires en el espejo, quiero que te mires a los ojos y te digas “¡Jódete! ¡Que le jodan a tus esperanzas y a tus sueños! ¡Jódete Fran, porque nunca vas a ser nada de lo que siempre has soñado!”

Quiero que recuerdes que cuando salgas ahí afuera, unos cuantos conformistas y estancados te dirán que no hay que ser cobarde y hay que luchar por los sueños, mientras otros tantos, no menos, que ni siquiera saben de ti cuál es tu apellido, te reprochan que tú una vez hiciste lo que ellos siempre han soñado porque te lo pudiste permitir, y se lamentan de no tener la suerte que tienes tú.

Mírate a los ojos y di “¡Jódete Fran, jódete!”

Written by fvalenciano

May 16th, 2012 at 5:43 pm

Posted in Abstract,ELOVEE

480. Promesas

without comments

Lamentablemente no he tenido la suerte de ver el monte Fuji más que en fotos. He pasado en shinkansen por zonas donde es visible pero nunca presté atención… y una vez hice una excursión para verlo cuando era estudiante en Tokio y no fue posible llevarlo a cabo por la espesa niebla. Nunca lo he visto, no sé qué tipo de montaña es.

Hace relativamente poco, encontraron un bulto en la cara de mi abuela, cerca de la oreja. Resultó ser un tumor maligno y dentro de menos de seis horas y media le operarán. El médico dice que la misma operación en un paciente joven, tiene un 60% de éxito y dado que la cosa es delicada y seria, la dormirán por completo.

Anteriormente le han operado en la cara por el cáncer de piel que padece, pero nunca le han aplicado anestesia general y eso la asusta mucho. Tiene miedo a no despertarse. ¿Y quién no lo tendría, no?. Problemas de azúcar, corazón y demases hacen que la cosa sea más delicada de lo que nos gustaría… hasta nietas que no la han ido a visitar en diez años lo han hecho en las últimas veinticuatro horas…

Yo, he hablado con mi madre, porque yo sé que ella me escucha, y le he prometido que, si la abuela sale de ésta (que seguro que saldrá aunque haya quien, posiblemente se reconocerá más realista, intuya lo contrario), voy a subir el monte Fuji dos veces lo más consecutivas posible y descalzo.

Sí, sé que habrá quien me hable de materia, de la vida y la muerte, de la razón de vivir… pero ya deberíais saber que yo me muevo por química y distancias… y, en serio, aunque haya quien piense que es una tontería… no lo hago por ninguno de vosotros.

También habrá el que se pregunte por qué escribo cosas así de personales… si es para dar pena… La verdad es que me gustaría que esto no lo leyeran unas cuantas personas… pero a veces necesitas contarle las cosas a muchas personas aunque no sepas por qué razón… no sé dónde leí una vez “el amor no es amor si no lo saben tres”…

Written by fvalenciano

May 3rd, 2012 at 4:12 pm

Posted in Abstract,ELOVEE

479. Amigos

with 5 comments

Separados del grupo, el tren se detuvo en Kamata y bajamos en silencio con dirección al bulevar donde estaba el restaurante y donde habíamos estado poco antes.

Nervioso, intentaba construir frases en japonés dentro de mi cabeza, convencido de que mi dominio del idioma aun era el suficiente como para poner en orden todo eso y escupirlo por la boca. En menos de cinco minutos y casi sin prestar atención a lo que pasaba a mi alrededor, estaba delante de la puerta que tenía la mitad de las luces apagadas y se podían ver en el interior las cosas recogidas. Parado. Parados. Esperando a dar el paso y que ésta se abriera, se abrió antes de que yo me moviese dejando salir a mi amigo. “Furanshisuko!” dijo. “Kōji, he venido a decirte adiós”. Se acercó y me abrazó fuerte. Le pedí disculpas por no haber podido ir antes y más veces en mis cortas y ajetreadas vacaciones y él me dio las gracias por haber vuelto al menos una noche a su restaurante.

Entonces me di cuenta de que mi japonés ya no era japonés y mi cabeza estaba demasiado ocupada calmando a mi corazón y sujetando mis lágrimas, así que pedí ayuda a la persona que me acompañó el día que descubrí tan fantástico amigo. Dije “dile que, de todos los sitios en los que he estado del mundo, en ninguno estoy más a gusto que en su restaurante”. Kōji sonrió cuando se lo dijeron en japonés, agradeció inclinándose hacia mi repetidas veces y me volvió a abrazar fuerte. Dije “dile que guardo las dos bandanas que me dio, y que su cuadro es lo único que cuelga en las paredes de mi habitación”. “Eeeeh, ¡pero si no era tan bueno!. Tienes que volver a venir, ¿eh?” contestó mi amigo. “¡Por supuesto, no importa cuánto tiempo pase, cada vez que venga a Japón vendré a verte!” dije en japonés.

Le pedí que quería hacerme una foto con él en la puerta del restaurante, a lo que asintió rotundamente. Volvió a encender las luces de la entrada. Se colocó a mi lado. Me puso la mano en el hombro y ambos sonreímos a la cámara.

De pie en la puerta, la conversación a tres voces continuaba. “Dile que nunca he encontrado una persona como él”. “¡Pues claro que no! ¡Eso Kōji ya lo sabe!”. Mi amigo respondió “japoneses, rusos, chinos, americanos, italianos, coreanos… Todos tenemos diferentes idiomas y no nos podemos entender unos a otros, pero lo que siente el corazón es ajeno a los idiomas y a veces se pueden expresar y entender esos sentimientos por encima de las palabras. Te tengo mucho aprecio y no te lo puedo expresar con mis palabras, pero sí con mi corazón”. Mi traductora ponía su mano en mi hombro y me decía “nakanaide ne, nakanaide”. Me acerqué para abrazarle con todas mis fuerzas para sentir que él hacía lo mismo y cabizbajo me aparté. “¡Hasta la próxima Fran!”. “Sí, hasta la próxima Kōji”.

“Vamos” dije. Y sin girarme caminé unos pasos por delante y en silencio el camino de vuelta.

Written by fvalenciano

March 28th, 2012 at 6:35 pm

Posted in Abstract,ELOVEE

478. Vuelvo en verano

with 3 comments

… eso dije. Y no fue así. No porque yo no quisiese, pero no fue así. Unos pocos muy buenos amigos que había hecho en cuestión de meses se quedaban atrás mientras yo agarraba mis cosas más confundido que triste, y me montaba en un avión con la mente en blanco y sin saber qué sería lo siguiente.

De eso no ha pasado mucho tiempo, pero demasiado. He llorado. Reído. Discutido de todas las formas posibles. Luchado. Follado. Hecho el amor. Visto mundo. Crecido. Perdido peso. Redescubierto a mi persona. Me he intentado reinventar. Aprendido. Perdido muchísimo. Y también ganado no menos. He estado encerrado en una habitación en lo más abajo que podía estar. O pedaleando solo y sin dinero en bici por Barcelona en lo más alto, pensando que ninguno de vosotros será nunca tan rico como lo soy yo. He conocido muy bien a personas que no olvidaré (o eso espero). He pedido ayuda a mi manera… y luego no he dejado que me ayuden.

Como aquel que dijo que todo se repite, esta mañana de madrugada cogían el avión y volvían a sus casas unas personas que seguramente aún sigan llorando por lo que dejan atrás. Diez años más jóvenes de lo que yo lo era, pero con la misma hambre por descubrir y agarrarse a las cosas. Soy yo uno de los que se quedan en tierra escuchándolas decir que volverán pronto y, aunque sé que lo dicen de corazón y porque realmente lo piensan y desean más que nada en el mundo… no ocurrirá.

Written by fvalenciano

January 29th, 2012 at 9:22 am

Posted in ELOVEE,Nostaljack

469. Palabras

with 6 comments

Llevo más de veinticuatro horas buscando las mejores palabras para acompañar a la fotografía que quería publicar hoy. Se me ocurrieron muchas. Ninguna a la altura. Lo siento.

Written by fvalenciano

November 17th, 2010 at 4:18 pm

Posted in ELOVEE